Obradoiro duerme líder tras la segunda victoria consecutiva

El pasado jueves, en partido correspondiente a la segunda jornada de la liga Endesa, Obradoiro volvió a ganar. Esta vez 76-80, en el Nou Congost de Manresa, sin público y en un partido irregular.

Las claves de la victoria estuvieron en el rebote y la defensa compostelana. A pesar de ello, los errores e imprecisiones con muchas pérdidas de balón, fruto de la fuerte presión de Baxi Manresa, por un lado, y de arriesgadas decisiones por otro, a punto estuvieron de echar por tierra la buena labor del cuadro gallego en tierras catalanas.

Calificaba Moncho Fernández el partido como un “duelo con altibajos y muy irregular”, destacando también la “clarividencia ofensiva al inicio del primer y tercer cuarto”.

Empezaba el equipo santiagués muy bien con un Birutis sensacional, desarbolando la defensa rojilla con solvencia. A los 6 minutos y coincidiendo con el descanso dado al exhausto pívot lituano, la defensa de Manresa se ajustó y el partido, también. La renta era de 2 puntos en el minuto 6 (15-17), para acabar el cuarto 15-21 gracias al acierto de Robertson (14 puntos y 12 de valoración) y Oliver en el último arreón.

En el segundo cuarto imponía su ley el mvp del partido Báez (10 puntos, 2 rebotes y 20 de valoración), quien junto con Dani Pérez (12 puntos, 11 asistencias y 16 de valoración) voltearon el marcador 29-28 en el ecuador del segundo cuarto. Subía Manresa la intensidad y el acierto defensivo, lo pasaba mal Obradoiro con muchas pérdidas de balón. Pese a todo, los puntos finales de Daum, Beliaukas y Robertson con Birutis en pista y anotando, finiquitaban el descanso con 39-41 para los visitantes.

Tras el descanso volvía Birutis a erigirse en protagonista del encuentro. Anotaba 4 puntos consecutivos y disparaba la ventaja gallega a 13, con un 0-11 de parcial. Beliauskas (15 puntos, 3/7 en triples, 3 rebotes y 9 de valoración) acompañaba a su compatriota, y la conexión lituana funcionaba, ayudados por un par de entradas de mérito de Pepe Pozas.

Volvían los de Pedro Martínez a ajustar su defensa con intensidad y garra. Endosaba a los visitantes un parcial de 9-0 y terminaba el tercer cuarto con un 56-60 esperanzador, tal y como se habían puesto las cosas.  

El último cuarto sorprendía con el triunvirato Daum, Cohen, Birutis. Una solución táctica a la que Pedro Martínez respondía con lanzamiento exterior, estaba vez anotando. Tres triples consecutivos: Jou y Mason (curiosamente, 4/23 fue el acierto exterior manresano desde la línea 3 puntos). Metía 3 más en ese instante que durante todo el partido, tanto antes como después.

Sin embargo, y con 65-73 en el marcador, Daum, por exceso de confianza estrellaba un mate en el aro. Como si de una premonición se tratase, volvía la cara fea del Obra con errores y pérdidas infantiles y cuantiosas. Corría y contraatacaba el cuadro catalán poniendo las tablas en el electrónico a 2 minutos de la conclusión, 73-73.

Apareció entonces Beliauskas que asumió la responsabilidad y anotaba por partida doble con réplica de Baez entre medias.

El partido finalizaba con Baez en la línea de tiros libre, anotando solo uno. Faltaban 15 segundos cuando a pepe Pozas le hicieron falta, metía el primer tiro libre errando el segundo, pero con rebote ofensivo para Obra. Nueva falta a Daum quien anotaba los 2 puntos y sentenciaba el partido. Acababa con 2 intentos infructuosos seguidos de los manresanos de 3 puntos. Final, 76-80 y último cuarto que acababa como empezó, con 4 puntos de diferencia y 20/20 de parcial.

Segunda victoria consecutiva de Obradoiro, 2 de 2 y un día más que los visitantes duermen como líderes de la liga Endesa.

Próximo partido, domingo 27 de septiembre a las 22horas, en el Fontes do Sar ante el Betis. Importante sería lograr la tercera victoria y tener los deberes hechos, para cuanto antes lograr el objetivo de la permanencia. Toca aprovechar la inercia ganadora y seguir mejorando. El jueves, pese a ganar, hubo demasiadas pérdidas de balón. Pudimos ver a un desquiciado y enfadadísimo, “todo-raza” Moncho Fernández, en el banquillo. Y no sin razón, bien pudo costar el partido. Ojo con esto. Por lo demás, el equipo sigue creciendo y que le quiten lo “bailao”.

ALEJANDRO LUIS OTERO JAMARDO