Progresa la obra de ejecución del Hospital Público Gran Montecelo, en Pontevedra


La ejecución del Hospital Público Gran Montecelo, en Pontevedra, continúa progresando con el inicio de la segunda fase de las excavaciones.

Esta nueva etapa en la ejecución de este proyecto estratégico comienza la semana en la que las obras cumplen un año y tras el desvío del gasoducto y la reciente entrada en servicio de sus redes de un kilómetro de longitud.

El retranqueo del gasoducto hizo necesario paralizar los trabajos de excavación y de estructura en la zona afectada, que a nivel de edificabilidad representa el área de mayor complejidad de todo el proyecto, ya que es la más próxima al hospital actual y por la que se realizará la interconexión entre este edificio y el nuevo.

En la parte de los terrenos sobre los que ahora comenzará la excavación se construirán 25.400 metros cuadrados de estructura, repartidos en diez plantas, que son el sótano, la planta baja y ocho alturas.

De igual modo que en la primera fase de excavación y en todos los trabajos de la estructura, la preparación de los terrenos en este punto neurálgico del futuro centro se ejecutará con la menor afección posible sobre el edificio actual, minimizando las vibraciones y evitando las voladuras.

Para reducir cualquier tipo de alteración sobre los servicios hospitalarios, se empleará de nuevo el medio especial de uña con sistema vibrante excéntrico de altas prestaciones, acoplada en una retroescavadora de 60 toneladas.

Esta técnica fue utilizada por primera vez en la comunidad en el Hospital Gran Montecelo, permitiendo altos rendimientos durante la primera fase de excavación. En terrenos con predominio de roca, se consiguieron rendimientos máximos de más de 3.000 metros cúbicos de excavación al día.

Esta nueva fase constituye un hito, ya que permite intervenir sobre la práctica totalidad de la parcela y comienza ya a ofrecer una visión de conjunto de la magnitud de esta obra hospitalaria de referencia.

Para progresar en las obras, será preciso retirar y desplazar en la semana del 23 de mayo la línea de media tensión, suponiendo una afección menor que la del gas natural.