Razo y Baldaio tampoco se libraron de la carabela portuguesa


Los arenales carballeses no se libraron del varamiento masivo de carabela portuguesa al que estuvo especialmente expuesta la costa coruñesa. Este martes el Servicio Municipal de Protección Civil retiró más de 600 ejemplares de las playas, pero quedan aún muchísimas. Si visitáis los arenales recomiendan tener cuidado de no tocarlas, ya que la picadura de estos organismos provoca, como mínimo, un dolor muy intenso.