Responsabilidad y más medios, claves frente al coronavirus

Imagen de una investigación

El presidente del gobierno Pedro Sánchez ha decretado el estado de alarma, desde este sábado 14 de marzo de 2020, para hacer frente a la propagación del Coronavirus y durante los siguientes 15 días. Una vez aprobado en el Consejo de Ministros, debido a que “el covid19 es una emergencia que ataca la salud de todos y no entiende de fronteras”.

La situación actual de avance imparable de la epidemia de Coronavirus en España, hace que tengamos como objetivo clave y fundamental, frenar la curva epidémica, para mitigar en la mayor medida posible, los efectos de la enfermedad.

 Por lo tanto, una ralentización en la evolución de los infectados por covid19 permitirá una mejor gestión del problema, y aunque acabe afectando al mismo número de personas, no traerá el caos a nuestro sistema de salud. La curva evolutiva del número de contagios sería entonces más sinuosa, y no tan “picuda”, como apuntaba Fernando Simón, director del Centro de emergencias y alertas sanitarias del Ministerio de Sanidad.

El escenario en el que nos encontramos tiene como prioridad tanto la protección de las personas vulnerables, como el evitar el rápido ascenso de la curva epidémica, con el consiguiente colapso de los servicios sanitarios.

Pero, ¿por qué es más peligros el covid19 que la gripe común? Pese a tener el coronavirus un índice de mortalidad relativamente bajo, y que la afectación mayor del mismo se de en mayores con patologías previas de base (cardiópatas, enfermos crónicos respiratorios, etc), provoca más ingresos hospitalarios y necesita de mayores recursos, amén de no existir vacuna todavía.

En estos momentos nos encontramos ante 2 pilares fundamentales para la contención de la enfermedad. Por una parte, urge la necesidad de responsabilidad y disciplina social. Es muy importante el quedarse en casa para minimizar riesgos. De esta manera evito contagios, no acudo al hospital y dejo libre una cama para otro que la necesite.

 Al tiempo que exigimos derechos, debemos ejercer deberes, en un ejercicio de co-responsabilidad mutuo y que entraría en simbiosis perfecta. Sería un ejemplo de la mayoría de edad, como sociedad, del pueblo español.

Por otra parte, los diferentes organismos públicos con autoridad en la materia deben dotar de más y mejores medios tanto a los hospitales como a los profesionales sanitarios. De la mano de una mayor dotación debe caminar una mayor racionalización del servicio, produciendo un reforzamiento de los puntos susceptibles de sufrir un desbordamiento.

Médicos y enfermeras, quienes están realizando una magnífica labor, con una entrega y profesionalidad encomiables, dicen que ya hay escenarios de brutal carga de trabajo (Comunidad de Madrid y País Vasco), apuntando a que hay que disminuir la tasa de infección pero que se ha actuado tarde.

¿Se está dotando de medios suficientes y formación a los profesionales sanitarios?

En la comunidad autónoma de Madrid hay hospitales sin camas, faltan mascarillas y otros medios de prevención, lo que puede exponer gravemente a los profesionales de la salud. Desde el Ministerio de Sanidad informaban que están trabajando para dotar de productos sanitarios. Mientras tanto, las comunidades autónomas reorganizan los servicios y la distribución de camas.

El miércoles, 11 de marzo empezó el reparto de 410.000 mascarillas quirúrgicas y de protección respiratoria. De estas, 130.000 unidades son para la C.A de Madrid. En los próximos días habrá medio millón de mascarillas y está prevista la compra internacional de cantidades mayores.

El gobierno central ha decidido adelantar 2.800 millones de los pagos a cuenta a las comunidades autónomas con el objetivo de reforzamiento en los diferentes sistemas sanitarios. Además de esta cuantiosa inyección económica, se le une la aprobación de una norma reguladora de los precios de los medicamentos y material sanitario esencial, fijando, llegado el caso, los precios máximos de venta al público. Además, se dispondrá de aproximadamente 1.000 millones de euros del fondo de contingencia para hacer frente a las intervenciones quirúrgicas consideradas prioritarias por el Ministerio de Sanidad.

Por tanto, un paquete de medidas que ayudarán a solucionar el problema pero que no son suficientes y deben ser más. El problema que afrontamos urge de movilización inmediata de medios y el acortamiento máximo en los plazos de entrega. Sin olvidar nuestra enorme cuota de responsabilidad como ciudadanos, quedándonos en casa (repetido como un mantra hasta la saciedad en las últimas horas) y cumpliendo las normas elementales que ya somos capaces de recitar de carrerilla (lavarse las manos con frecuencia, toser sobre el codo y evitar llevar las manos a la cara). Ayudará muchísimo a superar esta primera fase de la pandemia y nos colocará en una situación mejor, con objeto de alcanzar la victoria final ante el covid19.Y como señalábamos en un artículo anterior, mantengamos la calma y no caigamos en histeria colectiva.

Saldremos de esta y reforzados.

ALEJANDRO LUIS OTERO JAMARDO