Senda Nueva advierte de la posible desaparición del bosque de la Ribeira da Pena, en Carballo

Senda Nova

Desde la asociación ambiental Senda Nova uno puede descubrir paisajes extraordinarios, nutrirse culturalmente desgranando el patrimonio de la comarca de Bergantiños y, por supuesto, poner en valor la propia naturaleza. Esto es posible gracias a programas como “Primavera en ruta”, que ya está en su XII edición.

Sin embargo, esas rutas realizadas por la asociación también sirven para denunciar el olvido de cierto tipo de bosques por parte de las administraciones, como es el caso de Ribeira da Pena (Carballo), una de las “masas autóctonas máis importantes de toda a Costa da Morte e un dos espazos de interese en perigo extremo de desaparición”, señalan desde Senda Nova. ¿El motivo? La cantidad de “novas e insensibles plantacións de eucaliptos que soben polas muralla do castro de Aldemunde”.

A Ribeira da Pena es el eje de los Camiños de Aldemunde, uno de los itinerarios más antiguos que realizan desde la entidad y, sin duda, el más recorrido porque la senda agasaja, en poca longitud, “un paseo por un bosque encantado, cunha visita a un muíño en funcionamento, a un dos castros máis importantes da bisbarra e a Pedra Moura, ese dolmen que é capaz de incluír a Carballo no futuro Parque do Megalitismo”.

Desde la entidad continuarán haciéndose eco de las virtudes y problemas que se encuentran por el camino mientras descubren la magia de la comarca de Bergantiños y, como no, de la Costa da Morte.