Si perdiste tu trabajo, busca nuevas oportunidades

¿Perdiste tu trabajo? Es una de las experiencias más retadoras de la vida. Nos amenaza en muchos sentidos porque depositamos en nuestra profesión demasiada energía y la volvemos como la principal fuente de autoestima. La seguridad de una persona no debe provenir sólo de su capacidad de ser proveedora o sentirse útil en una corporación.

Sentirnos amados, tener amigos, intereses y pasiones en la vida debe de contribuir también a un autoconcepto sano. Sin embargo, nos identificamos con lo que hacemos: si soy una maestra de escuela tengo vacaciones de maestra de escuela, si soy una ejecutiva visto como una ejecutiva y si soy gerente de una sucursal bancaria me comporto como una gerente en todo lo que haga. En el momento en que el trabajo se desmorona o nos es arrebatado, vemos peligrar no sólo nuestro estilo de vida, sino también el futuro e imagen ante los demás.

Si te quedaste sin tu empleo recuerda:
• Tú no eres lo que perdiste, eres lo que haces con esa pérdida.

• Te quitaron tu trabajo, mas no tu capacidad.

• Tu labor es conseguir uno y hacerlo de la mejor manera posible, como todo lo que realizas.