Un intenso Obradoiro se llevó el derbi gallego ante el Breogán


Victoria sin paliativos de un Obradoiro que cimentó su triunfo en la intensidad y su continuidad en la misma. Precisamente aquello que le faltó en las últimas jornadas y que llevaron al seno del club de Sar a encender todas las alarmas, buscando la reacción inminente. Sin embargo, viendo el espectáculo de este domingo en Santiago, queda de manifiesto que los jugadores locales han tomado muy buena nota y corregido lo que venían haciendo mal hasta la fecha. Consecuencia de todo ello, 100-83 para Obradoiro CAB, quien se hacía con el derby de la Comunidad autónoma ante su gran rival, en encuentro disputado el pasado domingo a las 20 horas en la capital gallega.

Arrancaba el encuentro con la “caldeira” del Fontes do Sar rugiendo cada balón que peleaban los suyos. Primer triple de Robertson en el minuto 2 y primera ventaja para los de Moncho Fernández con 5-0. Un gran MVP del encuentro Birutis (26 puntos, 8 rebotes, 2 asistencias, para firmar 37 unidades de valoración), se mostraba dominador de la pintura, gran mate para poner apenas después, el 7-3 en el luminoso. A pesar de ello, reaccionaban los lucenses y con un segundo triple de Bell-Haynes (24 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias y 13 de valoración) se adelantaban en el electrónico con la máxima diferencia visitante, 14-18 en el minuto 6 y ayudado por los puntos del ayer mejor del Breo, Lukovic (14 puntos, 7 rebotes, 3 asistencias y 19 de valoración). Desaparecía la defensa local, pero el acierto de la dupla Robertson-Birutis sostenía a los de Santiago, que incluso se llevaron el cuarto tras un triple postrero de Ellenson, 29-27.

En el segundo acto, los hombres de azul marino aumentaron la intensidad defensiva. Entra en juego la segunda unidad con Muñoz, Suarez y Vicedo, sustituyendo éste último a Scrubb en la ingrata pero efectiva tarea de maniatar, inicialmente, la magia de la estrella visitante Musa (20 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias y 15 de valoración), quien acabaría con unos números aceptables.

Canastón a aro pasado y apoyado en tabla de Robertson (21 puntos, 6 asistencias, 4 rebotes y 26 de valoración) en el minuto 14, estableciendo el 38-32 en el electrónico. Triple de Hobbs en el minuto 16 y el marcador abría brecha con ocho de diferencia, 41-33.

Muy significativo para Breogán fue el hecho que la primera canasta de Musa en juego del encuentro fue un triple en el minuto 17, que ponía el 44-38. Respondido inmediatamente por Suarez y finiquitado por Robertson en el minuto 20 para poner el 51-40.

La intensidad defensiva fue la tónica dominante para Obradoiro que dejó, a los hombres de rojo, en tan solo 13 puntos en el segundo cuarto. Once de diferencia y los dos equipos gallegos ACB enfilando el túnel de vestuarios.

Tras el descanso comparecieron las dos escuadras con altos registros anotadores, con el objetivo de acercarse unos y romper el partido, los otros. Parecía que la terna se la llevaban los locales. Era el momento de Scrubb (13 puntos, 6 rebotes, 5 asistencias y 13 de valoración) coincidiendo en pista con Zurbriggen, debido a los problemas con las faltas del base titular Hobbs. Robertson establecía el 73-51 tras 2 tiros libres y la ventaja se disparaba a los 22 puntos. Surgió ahí la enorme figura de Musa y con un 0-10 de parcial ponía un esperanzador 73-61, roto por un inverosímil triple desde media pista de Scrubb, que cerraba el tercer acto con un lapidario 76-61 y el arreón breoganista, cortocircuitado.

Se antojaba misión imposible para los visitantes. 6-8 de salida y 82-69 en el minuto 33 en el último conato de reacción. Triple de Hobbs (11 puntos, 8 rebotes, 7 asistencias y 24 de valoración) para establecer el 86-69 en el minuto 34. De ahí al final, los locales controlaron el tempo del partido anotando desde la línea de tiros libres con solvencia. Intercambio de canastas y Obradoiro que elevaba sus guarismos a las 3 cifras, merced a un triple de Ellenson.

Final del partido y se llevaba el gato al agua un necesitadísimo Obradoiro, que toma aire para salir de los peligrosísimos puestos de coqueteo con el descenso, que últimamente acostumbra a frecuentar.

Victoria de las que, y a pesar de que a día de hoy Breogán está un peldaño por encima en el escalafón, a punto de certificar matemáticamente su pase a la Copa del Rey y asentado en la zona templada de la liga cuajando un gran juego, valen triple. Sin duda, Obradoiro barrió al equipo de Lugo, pasándoles por encima con un juego coral excelso, así como con una intensidad y garra de muchos quilates, de las que los más viejos del lugar empezaban a poner en duda se tuviese. Con unos números en rebotes 37 por 36 y triples 10 por 9 muy parecidos con leve ventaja local. Donde sí hurgó Obradoiro en la herida breoganista fue en un mayor acierto en tiros de dos con 27 de 43 por 18 de 41, a la postre definitivos.

Próxima estación, el domingo 30 de enero en Gran Canaria a las 22:15. Un encuentro qué jugando así, la victoria es factible y el inicio de la reacción buscando la tranquilidad para trabajar mejor, creíble.

ALEJANDRO LUIS OTERO JAMARDO