Un Obradoiro sin timón cae en Murcia

Cedida.

Salía derrotado el pasado domingo Obradoiro en su visita a Murcia ante UCAM por 93 a 76.

Las claves de la derrota estuvieron en el rebote ofensivo, contraataque y la intensidad física desplegada por los pimentoneros en el juego sin balón. Ya lo había anticipado Moncho Fernández en la previa, como los aspectos a tener más en cuenta a la hora de enfrentarse a los de Sito Alonso.

Otra de las claves, conocida y explotada por UCAM, estuvo en la baja de Pepe Pozas. Y es que, la lesión del capitán obradoirista junto con la de larga duración del base turco Özmizrak, llamado a ser titular, lastraban de forma considerable la capacidad de Obradoiro de generar juego con garantías desde la posición de base. La responsabilidad recaía en Oliver, con 42 años, y en el joven canterano Rafa García. Si el primero está para suplir a un hipotético primer espada, el segundo carece de continuidad y experiencia para tan magna tarea.

Sito Alonso, conocedor de la situación, iba a tratar de aprovechar esta debilidad con insistencia. Dicho y hecho, primer balón que botaba Rafa García para iniciar el encuentro, saliendo en el quinteto titular, supuso el primer robo pimentonero, para anotar los 2 primeros puntos. Era el preludio de lo que estaba por venir y las cuantiosas pérdidas que los de Santiago iban a conceder, un total de 16 por 6 locales.

Además, el escaso acierto del tiro exterior, con 23 de 58 en tiros de campo y un paupérrimo 7 de 29 en triples, supuso demasiado lastre para salir victorioso del Palacio de Deportes de Murcia.

Arrancaba el partido con errores a ambos lados, pero con intensidad. Cohen anotaba el primer triple visitante, pero Jordan Davies (18 puntos, 1 rebote, 3 asistencias y 11 de valoración) penetraba con acierto constante, 14-8 en el minuto 6.

Empezaba Obradoiro a dominar el rebote y anotando en la pintura con Birutis (13 puntos, 6 rebotes y 18 de valoración) resolviendo, pero con un desequilibrio manifiesto entre juego interior y exterior, adoleciendo éste último de acierto y consistencia. De esta forma y con intensidad, Murcia salvaba el primer envite, 25-22 al final del primer cuarto con una canasta de 2 puntos de Tomás Bellas sobre la bocina.

En el segundo cuarto, bajó la anotación y los errores aumentaron considerablemente. Con tan solo 8 puntos, Murcia dominaba el ecuador del cuarto, 33-26. Robertson se mostraba especialmente fallón, 1 de 12 en triples, a pesar de haber anotado 14 puntos. Únicamente la dupla formada por Birutis y Cohen (mvp  con 20 puntos, 3 de 4 en triples, 4 rebotes para firmar 23 unidades de valoración) aportaban al caudal anotador compostelano en la pintura. Se cerraba el segundo cuarto con 8 puntos de diferencia, 43-35 en el minuto 20 y ambos conjuntos a vestuarios. Mala situación, pero “solventada”, pues los porcentajes eran para ir todavía más abajo en el luminoso.

Tras el descanso reaccionaban los de Moncho Fernández, 7-0 de parcial y ajustaba el luminoso a un solo punto de diferencia, 43-42 en el minuto 24. Lima, quien se encontraba cargado de personales con 4, significaba una excelente noticia para los visitantes. Sin embargo, el llamado a sustituirle Cate (10 puntos, 6 rebotes, 2 asistencias y 21 de valoración), le suplió a la perfección, convirtiéndose en el mejor jugador rojillo. Le acompaño en la pintura el ex-obradoirista Radovic, y entre los 2 estiraron la ventaja local, 65-55 para finalizar el tercer cuarto.

Cogía el timón visitante Oliver para jugar el último cuarto, pero las ventajas no menguaban. Técnica a Moncho Fernández por protestar con 12 de diferencia para los murcianos, minuto 33.

Poco después, Cohen lideraba un amago de reacción. Además, Birutis anotaba un 2+1 y balón para los visitantes con 6 abajo. Entonces Beliauskas erró un triple para dejar el encuentro en 3 puntos y 4 minutos por jugar. Ahí estuvo el partido pues a la siguiente, Oliver comete falta a Di Leo (14 puntos, 2 rebotes y 1 asistencia y 15 de valoración), quien anota un triple y la falta adicional, 3+1, jugada de 4 puntos y ventaja de 10 para UCAM, que ya no la desaprovechó. Se pasaba en un instante de poder meterse en partido con opciones, a tener que volver a remar en la tormenta, que ya ennegrecía el panorama en demasía.

Los últimos minutos fueron de precipitación visitante y contraataques pimentoneros, donde más cómodos se encuentran y jugando a lo que mejor saben hacer. Faltaba por conocer el resultado final que fue 93-76. 17 puntos de diferencia, quizás excesivos y que se produjeron por el hándicap Pozas y el desacierto descomunal del lanzamiento exterior, todo ello aderezado con la permisividad visitante hacia todo aquello que UCAM hace bien, y que consiguió realizar, por momentos, con mucho acierto.

Cierra el equipo gallego el 2020 con la décima derrota.

Próxima estación, multiusos Fontes do Sar ante Estudiantes, el domingo 3 de enero a las 17 horas. Buena oportunidad para iniciar el 2021 con victoria y volver a coger aire.

ALEJANDRO LUIS OTERO JAMARDO