Un vertido de purín en el río Bardoso acredita la eficacia de la doble captación de agua de Carballo

Mónica Noya.

Un vertido de purín que se produjo a última hora de la tarde del viernes en la zona del Zarrallo obligó a parar la captación del río Bardoso para evitar que la contaminación pudiera llegar al depósito del Seixo Blanco y a la red. El vertido no afectó en ningún momento al suministro de agua ya que automáticamente entró en funcionamiento la captación del río Anllóns y se inició el abastecimiento desde el depósito del Paraíso. Este episodio de vertidos ilegales confirma la eficacia de la doble captación de agua de la que dispone Carballo desde hace cinco años. De hecho, una de las características de la actuación es que los dos depósitos están interconectados, de manera que en el caso de avería en uno de ellos entraría en funcionamiento el otro y el servicio está siempre garantizado. Aunque la contaminación no afectó al abastecimiento de agua, tanto el Seprona de la Guardia Civil como el Plan de Control de Vertidos de la Xunta de Galicia están investigando su origen para intentar determinar la autoría e iniciar las acciones legales correspondientes.