Varios problemas de salud por bañarse en las balsas del monte Neme


  • La antigua mina de wolframio es muy popular por sus aguas turquesas, pero bañarse en ellas puede tener graves consecuencias para la salud debido a la contaminación

En los últimos días ha crecido la alarma porque algunos influencers e instagramers han inmortalizado sus baños en las turquesas aguas de las balsas formadas en la antigua mina de wolframio del monte Neme haciendo caso omiso de los problemas de salud que esto puede acarrear. Una de las influencers, Uxía, tras sufrir una reacción alérgica durante dos semanas aseguraba que lo había pasado «un poco mal, sí, pero la foto lo valía». A pesar de su aparencia idílica que nos traslada al Caribe, se desaconseja el baño. La presencia de minerales tóxicos procedentes de la mina como plomo o aluminio pueden afectar a nuestra salud.

Manuel Ferreiro, médico adjunto del servicio de urgencias del CHUAC asegura que «si nos bañamos puntualmente lo más probable son problemas oculares e irritativos, irritación de las mucosas oculares e irritaciones cutáneas. Si es de una manera prolongada e ingerimos algo de agua, fundamentalmente trastornos digestivos, vómitos y posteriormente diarrea. Si es un baño corto no sería grave. El problema de estas balsas es la filtración de esos metales pesados a aguas subterraneas y que eso llegue a un consumo de los habitantes de la zona en traídas de agua». Alguien debería plantearse el sellar esos pozos de la zona de Aviño-Malpica, que fueron abiertos hace una década para la extracción masiva de áridos, del mismo modo que la concesionaria en su día rellenó la zona de la entrada a la mina por Cances-Carballo.