Victoria del Obradoiro en Sevilla tras dos minutos y medio mágicos


Victoria de Obradoiro C.A.B por 76 a 87 ante Coosur Betis, en partido disputado el pasado sábado en el pabellón San Pablo de la capital hispalense ante casi 4.000 espectadores.

Importantísima tercera victoria de los de Santiago, quienes logran ganar por primera vez a domicilio para salir de un pozo en el que dejan a los locales, tomando oxígeno y moral cara los próximos encuentros.

Marcador engañoso pues la victoria costó mucho y fue muy trabajada. Dos minutos y medio finales mágicos de los visitantes con un parcial de 4-17 pusieron la victoria en el casillero compostelano.

Arrancaba el encuentro con un Betis consciente de la importancia del envite. 5-0 de parcial local que encontró respuesta gallega con un 0-6, para colocar el 5-6 roto por una penetración del colosal MVP del encuentro Shannon Evans (27 puntos, 4 rebotes, 1 asistencia y 29 de valoración) y poner el 7-6 que volvería a voltear Obradoiro: 7-9, tras el único triple gallego del primer cuarto, de las manos de Álvaro Muñoz, quien anotaría sus únicos puntos del encuentro en el minuto 6. De ahí hasta el final del cuarto, paupérrima anotación, tan solo un punto de Obradoiro y cinco del Betis, acabando el primer acto con 12-10 para los locales.

 Y es que este primer cuarto fue un cúmulo de errores, Robertson, que a la postre se erigiría en protagonista con sus triples enviaba al limbo sus tres intentos de los primeros diez minutos. Por su parte los verdiblancos también se apuntaban al particular carrusel de fallos, siendo capaces de anotar un único triple en el mismo intervalo y con idénticos guarismos. 1/6 por equipo y con los nervios e imprecisiones protagonizando este primer acto.

El segundo cuarto continuó con la tónica de la igualdad, pero ya con mayor acierto anotador. Scrubb (17 puntos, 4 rebotes, 3 asistencias y 21 de valoración) tomaba las riendas del ataque visitante, anotaba, pero se encontraba enfrente con Evans, el mejor jugador del encuentro que respondía a las intentonas compostelanas y ponía el luminoso en un peligroso 20-14 cerca del ecuador del cuarto. Pese a todo Scrubb, seguía a lo suyo, y sus 10 puntos en el cuarto con 2/2 en triples de los 3/4 que conseguiría finalmente, contaron con la colaboración de Robertson, que despertaba de su letargo y ponían las tablas en el marcador, 34-34 con ambos conjuntos enfilando el túnel de vestuarios.

Ganaba Obradoiro el parcial por 22-24, devolviéndole a los andaluces los 2 puntos de diferencia cosechados en el anterior.

Tras el descanso, el equipo vestido de rojo se hizo con el control. Birutis (12 puntos, 6 rebotes y 10 de valoración) empezaba a postear con acierto. Sin embargo, Betis porfiaba y un triple de Todorovic (12 puntos, 7 rebotes, 1 asistencia y 13 de valoración) devolvía la ventaja a los hispalenses con la mitad del cuarto cumplido. Pero fue un espejismo, pues en ese preciso instante apareció la mejor versión compostelana. Showtime de un fantástico Robertson (20 puntos, 2 rebotes, 3 asistencias, para firmar 18 unidades de valoración) quien anotaba un 2+1 y 2 triples consecutivos, tornando en acierto los fallos iniciales dejando el marcador en 48-58, que serían 49-58 tras un tiro libre de Agbelese, encendiendo las alarmas sevillanas. 15-24 en el parcial y último cuarto por jugarse.

A pesar de la diferencia, Betis luchó y tras la máxima hasta entonces de 49-60, tras anotar un “tocado en el tobillo” Ellenson (9 puntos, 8 rebotes y 11 de valoración), el equipo andaluz volvió al partido.

Carrusel de fallos compostelanos tras un triple del local Bertans. Primero, un mal saque de fondo de Ellenson significa un 2+1 de Evans. Segundo, otra perdida, esta vez de Birutis se traduce en nueva canasta de el de siempre y la escapada que parecía la buena, se va al limbo. Tras un parcial de 11-2, el tanteador señalaba 60-62. Apenas habían transcurrido 2 minutos del último acto y las espadas continuaban en alto.

A pesar de ello Obradoiro era capaz de controlar los nervios y tras poner en marcha la conexión lituana: triple de Beliauskas y canasta de Birutis, parecía que demarraban los gallegos definitivamente con 60-67 en otros 2 minutos, siendo el 34 del encuentro.

Nada más lejos de la realidad, un persistente y creyente equipo bético insistía en su particular procesión del vía crucis y con dosis de fe extrema volteaba el electrónico: 72-70, tras canasta de Evans, un 2+ 1 de Burjanadze (13 puntos, 4 rebotes, 1 asistencias y 19 de valoración) y 2 de Bertans, quien todo lo que hizo, fue anotar 7 puntos en este cuarto ya que acabó con valoración negativa de -1.

Y ahí, se acabó el Betis. Apareció el Apóstol Santiago disfrazado de equipo de baloncesto, de nombre Obradoiro. Dos minutos y medio de milagro apostólico que se iniciaron con un tiro libre de Robertson anotado, fallo en el siguiente y rebote visitante para acabar en las manos del de Toronto que anotaba un triple y establecía el 72-74 gallego. Todavía fueron capaces los del pantalón negro de empatar el encuentro, pero el vendaval santiagués ya estaba desatado. Birutis anotaba sus 2 tiros libres. Un triple de Hobbs (9 puntos, 2 rebotes, 7 asistencias y 12 de valoración) ponía la puntilla a 39 segundos. Hacía juego con los 3 tiros libres anotados por Robertson tras recibir una falta en su intento de triple y se completaba con el anecdótico triple de Ellenson en el último suspiro del encuentro con el partido ya finiquitado. Final, 76-87, once puntos de diferencia que no hablan a las claras de la igualdad extrema que hubo sobre el parqué del San Pablo.

Respira Obradoiro quién tras los dos varapalos seguidos recibidos en forma de abultada derrota cosechados previamente, sale del coma y se asienta en los puestos templados de la clasificación. Próxima estación, un siempre temible Lenovo Tenerife el sábado 30 de octubre a las 18 h, en el Multiusos Fontes do Sar. Partido presumiblemente duro, en el que habrá que estar muy concentrado y acertado. 

ALEJANDRO LUIS OTERO JAMARDO