Brión denuncia ante la Guarda Civil el boicot que está sufriendo en el alumbrado público municipal


El Ayuntamiento de Brión condena enérgicamente el boicot continuado que está sufriendo el servicio de alumbrado público municipal y pide disculpas al vecindario por las molestias que estos actos incívicos les están causando en los últimos tiempos. Unos hechos que el Ayuntamiento ya puso en conocimiento de la Guardia Civil a través de la correspondiente denuncia con el deseo de que la investigación permita dar con la persona o personas autoras de estos actos.

El alcalde de Brión, Pablo Lago, dio cuenta en el pleno municipal de que el Ayuntamiento había encargado un informe técnico sobre la situación de la red municipal la una empresa especializada y “de ese informe podemos concluir que el 90% de las averías que presenta el alumbrado público son causadas por la manipulación intencionada de diferentes elementos de la red”. Asimismo, se apunta que las averías no son simples actos vandálicos, sino que buscan causar el mayor perjuicio posible tanto para las instalaciones públicas cómo para los vecinos y vecinas.

Colaboración vecinal

Entre estos actos, que tienen lugar en prácticamente todas las parroquias del municipio, figuran manipulación de contadores y cuadros eléctricos, cables cortados en las arquetas, células fotoeléctricas cortadas, térmicos bajados manualmente, relojes programadores manipulados… que provocaron que en los últimos meses se habían incrementado las quejas vecinales. Sobre todo porque, a pesar de que se reparan las averías, estas se vuelven a repetir de manera periódica y nos mismos lugares. Delante de esta situación, el Ayuntamiento de Brión puso los hechos en conocimiento de la Guardia Civil, que abrió la correspondiente investigación.

“Solicitamos la colaboración ciudadana para que ponga en conocimiento de la Guardia Civil o del propio Ayuntamiento cualquier información que pueda servir de ayuda para dar con la persona o personas #responsable de estos actos y poder así atajar el problema”, indica Pablo Lago, quien recuerda que estas averías “suponen un gran trastorno para el vecindario que las sufre pero también son un gasto importante para las arcas municipales”.