Desarticulado un grupo criminal dedicado al robo con fuerza en naves industriales

Cedida. GC

La Unidad Orgánica de Policía Judicial (UOPJ) de la Guardia Civil de A Coruña desarticuló un grupo criminal especializado en robos con fuerza en naves industriales y detuvo a 4 personas en la fase de explotación de la operación Capelos.
La mencionada operación, tutelada por el Juzgado de Instrucción nº 3 de A Coruña, se inició a principios del mes de febrero del año en curso, tras detectarse un incremento de los robos con fuerza en naves industriales de esta provincia por el método del butrón.
Desde el principio de la investigación los efectivos actuantes constataron un elevado grado de profesionalidad y especialización en la comisión de los ilícitos, evadiendo de manera total los sistemas de alarma de las diferentes naves industriales violentadas, conduciendo todos los indicios a la posible existencia de un grupo criminal especializado, el cual sería el responsable de los robos.
Como fruto del trabajo de campo realizado, la Guardia Civil logró averiguar el modus operandi, el cual consistía en realizar un exhaustivo análisis previo de la zona en la que iban a perpetrar el robo, al objeto de detectar las posibles medidas de seguridad que se empleaban.
Posteriormente, en el momento de perpetrar el ilícito, se desplazaban hasta el lugar en automóvil, dejando éste en un punto alejado para evitar cualquier vinculación, realizando a pie el resto del trayecto de manera organizada y con medidas de seguridad extremas.
Una vez en el objetivo procedían con enorme cautela, realizando butrones en puntos estratégicos para evitar ser detectados por los diferentes tipos de alarmas.
Tras el análisis minucioso de los indicios e información recabada, los efectivos del Grupo de Patrimonio de UOPJ lograron la identificación plena de los presuntos autores, esclareciendo con ellos 9 robos con fuerza realizados en naves industriales de las provincias de A Coruña, Ourense y Pontevedra.
La Guardia Civil procedió a la detención de estos 4 varones como presuntos autores de nueve delitos de robo con fuerza y un delito de pertenencia a grupo criminal.
Tras la detención de estas personas, los efectivos actuantes solicitaron a la Autoridad Judicial una Orden de entrada y registro en sus domicilios, hallando en el transcurso de los mismos dinero en efectivo, relojes, y multitud de herramientas, entre ellas radiales y martillos hidráulicos que utilizaban para realizar los butrones y forzar cajas de seguridad, así como otros útiles empleados para la comisión de los robos como walkie-talkie, móviles, prendas de vestir, etc.