El Club de Mayores de Boqueixón colgó el cartel de «No hay billetes» en su vuelta a los escenarios

Cedida.

El auditorio de la Casa de la Cultura de Camporrapado quedó pequeño para acoger la vuelta a los escenarios del Club de Mayores de Boqueixón después de dos años de pandemia sanitaria. La obra escogida fue “Un muerto muy vivo”, una divertida comedia de enredo dirigida por Ramón Molina e interpretada por una veintena de vecinos y vecinas del municipio, con una edad media entre los 70 y los 75 años. Los integrantes del Club de Mayores de Boqueixón recogieron en forma de aplausos el pago a varios meses de intenso trabajo y ensayos.