El Gobierno coruñés refuerza la atención a las personas sin hogar

Cedida.

La Junta de Gobierno Local autorizó la firma del convenio para que la institución benéfica Padre Rubinos le ceda al Ayuntamiento su antigua sede en Labañou por un plazo de 25 años. La alcaldesa, Inés Rey, señaló que con la firma de este acuerdo «damos el primer paso para que las instalaciones se conviertan en un centro de baja exigencia, con el fin de atender las personas sin hogar y en situación de vulnerabilidad». El Gobierno local realizará una reforma del inmueble, que se financiará con una partida de 523.000 euros procedente de los fondos europeos EIDUS y con aportaciones municipales.

Este centro, apuntó la alcaldesa, es de vital importancia para la ciudad desde que se cerró el centro Abeiro, abierto por el anterior ejecutivo, que no contaba con la autorización de la Xunta y donde se puso en riesgo tanto el personal trabajador como las personas usuarias al no estar adaptado a la legalidad. «Este Gobierno se mantiene firme en su compromiso de no dejar a nadie atrás al poner en marcha todos los mecanismos para atender las personas más vulnerables y hacerlo en condiciones seguras», dijo la regidora.