Investigan la presunta explotación de inmigrantes en Tordoia

Los denunciantes dicen que el empresario los encerraba en una nave en el lugar de Anxeríz y que cuando la Guardia Civil hacía una inspección les mandaba esconderse para que no los viesen. Los inmigrantes afirman que le pagaron a un intermediario con la promesa de tener un contrato y regularizar su situación. «Le llegan a pagar 2.500 euros para regularizar su situación y tener un contrato de trabajo, pero esto nunca pasa. Él embolsa esa cantidad y ponen la gente a trabajar en la cosecha en esa nave de Anxeriz, pero nunca paga un salario ni los da de alta en la Seguridad Social», afirma Brais González, abogado de los trabajadores inmigrantes. El caso está en manos del juzgado de Ordes, donde declararon por el momento un supuesto agredido, otro trabajador que conoció los hechos y las tres personas que acusan de retenerlo y golpear en él. El empresario y los otros dos acusados se enfrentan a un delito de estafa y tráfico de mano de obra inmigrante con fines de explotación y otro de detención ilegal, lesiones y amenazas. En las próximas semanas declararán en Ordes los trabajadores que aún no lo hicieron.