La cascada del Ézaro vuelve a lucir todo su esplendor tras la lluvia


Las intensas precipitaciones de los últimos días dejan una imagen de la cascada del Ézaro, en el ayuntamiento de Dumbría, que cada vez es más ocasional. El caudal del río Xallas vuelve a bajar con la fuerza que le corresponde a estas alturas del año y el salto de agua, que cae desde una altura de más de 40 metros, se convierte en un verdadero espectáculo de la naturaleza. Se trata del único río de Europa que desemboca en el mar en forma de cascada.