La pasarela del Marineda pasa la prueba de carga


La conselleira de Infraestructuras y Movilidad, Ethel Vázquez, con el delegado territorial de la Xunta en A Coruña, Ovidio Rodeiro, supervisó este lunes la prueba de carga en la pasarela del Marineda, cuya singularidad la convertirá en un emblema de la ciudad y en un arco de entrada a La Coruña desde Arteixo y Carballo. Vázquez Mourelle explicó que el grado de ejecución de los trabajos está en el 97%, por lo que se está ultimando esta actuación integral que supondrá un salto cualitativo en el refuerzo de la seguridad viaria, tanto para los trabajadores del polígono como para los usuarios de los centros comerciales. Subrayó que este proyecto favorecerá el tránsito peatonal y en bicicleta, una movilidad más saludable y sostenible, y contribuirá a la potenciación del transporte público, con esa parada de bus que hay del lado del final de la senda. La conselleira hizo hincapié en la complejidad de la intervención, al ser preciso transportar y colocar una pasarela de 200 metros, en curva, sin puntos de apoyo centrales. Esto requirió una instalación por fases y en horario nocturno para minimizar las afectaciones al tráfico y más de 30 operarios trabajaron en su instalación.

Declaraciones de la conselleira de Infraestruturas e Mobilidade, Ethel Vázquez.

Este lunes se llevó a cabo la prueba de carga para testamentar el comportamiento y la resistencia de la pasarela, empleándose 50 sacos de más de 1.000 kg. Se realizó en tres fases diferenciadas: primero, con carga sobre los laterales de hormigón; luego con distinta carga sobre lo el vano central; y, finalmente sobre el vano central pero hacia la parte exterior. Esta prueba estática, que duró 9 horas aproximadamente, permite hacer las mediciones correspondientes y testamentar la seguridad de la estructura.

Dada la particularidad de la pasarela, se hará además una prueba de carga dinámica, para evaluar su respuesta ante cargas en movimiento. Tras esta prueba se procederá a la colocación de la baranda y a la finalización del pavimento y se acometerán los trabajos de ajardinamiento y se colocará la iluminación, que también será singular, con tiras leds y proyectores en los estribos.

Destaca que la infraestructura conjuga funcionalidad, integración y estética, con lo que se convertirá en parte de la arquitectura urbana de la ciudad, en una escultura icónica de A Coruña y en un elemento identificativo de esta zona comercial y de la Grela. El proyecto, además de la pasarela, recogió la construcción de una senda, finalizada desde hace tiempo, desde la calle Severo Ochoa hasta la parada de bus, donde también se colocó una marquesina. Esta nueva senda forma parte del Plan de Sendas en la comarca de A Coruña, cuyas actuaciones son cofinanciadas con fondos europeos del programa operativo FEDER 2014/2020.