La plaza de A Trabe quedó pequeña para acoger la ‘XXX Feira das Fabas de Ponteceso’

Cedida.

El alcalde de Ponteceso, Lois García Carballido dio unas palabras antes del pregón de la humorista Eva Iglesias. Carballido quiso agradecer “a todas las personas que trabajaron y colaboraron para que durante treinta años a Feira das Fabas fuese un éxito”. Recordó que hace treinta y dos años surgía la idea de la Feria de la Asociación de Empresarios de Ponteceso y que, en ese momento, “todo el trabajo era voluntario y el pueblo se unía para que saliera adelante: unos iban a buscar las fabas, otros iban por la carne…”. Luego, años después comenzó a organizar el evento el Ayuntamiento de Ponteceso. Además, el alcalde también agradeció la labor de los cocineros, que llevan “treinta años al pie de la olla haciendo la mejor fabada del mundo, con pan de A Trabe.

Imagen de la carpa llena dondes se realizó la feria.

Antes de la intervención de Eva Iglesias también dio unas palabras el líder socialista gallego, Valentín González Formoso. Formoso exaltó la labor del alcalde de Ponteceso, al que calificó de “auténtica referencia en la provincia de A Coruña” y reconoció el trabajo de los cocineros. El líder socialista hizo hincapié en el papel de las mujeres en el rural porque, dijo, “las alubias no se cogen solas, las recogen las mujeres del rural desde hace muchos años, nuestras abuelas, nuestras madres y por eso, en recuerdo de todas ellas, pido un fuerte aplauso”.

La pregonera Eva Iglesias puso la tónica de humor a la jornada festiva. El alcalde, Xosé Lois García Carballido, y el presidente de la Diputación de A Coruña, Valentín Formoso, le regalaron una olla de barro de Buño.

Más de veinte voluntarios de Ponteceso fueron los encargados de repartir las 3.000 raciones de alubias. A este nutrido grupo, entre los que estaban el grupo de gobierno local, Noelia Varela, Maite Chouciño y el propio alcalde. Valentín Gonzalez Formoso no dudó ante la avalancha de gente en ayudar con el reparto.

Durante la mañana hubo una demostración de cómo elaborar figuras de madera con una motosierra de la mano de Yosi Fervenza; el pasacalless corrió a cargo de Treboada do Baixo Miño, que llevó la música por todos los rincones y, tan pronto finalizaron de comer, los asistentes bailaron al ritmo de la Banda da Balbina.

El Ayuntamiento de Ponteceso traslada sus disculpas por los retrasos en el reparto de las raciones debido a la cantidad de gente que asistió al evento. Además, desde el consistorio agradecen a todas las empresas que colaboraron, a los voluntarios y a Protección Civil por el desarrollo de su trabajo tan importante de mantener la organización del tráfico y la seguridad.