La Xunta abre expediente para esclarecer el origen de la turbidez del agua del río Eume


Así lo avanzó la conselleira de Infraestructuras y Movilidad, Ethel Vázquez, capaz, junto con el alcalde de Pontedeume, Bernardo Fernández, y con la jefa territorial de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda, Cristina Carrión, supervisó los trabajos que se están realizando en la zona de captación de abastecimiento de agua del río con el objetivo de recuperar, lo antes posible, los parámetros que permitan restablecer el consumo de agua por parte de la población.

La titular de Infraestructuras y Movilidad calificó la situación de «inaceptable» y avanzó que se está estudiando si hubo vulneración de las normas de explotación y gestión de la presa para, en su caso, adoptar las medidas oportunas.

Recordó que la Xunta, a través de Augas de Galicia, le dio instrucciones concretas a la empresa explotadora del embalse para que adoptara las medidas necesarias para acabar lo antes posible con la situación de turbidez generada, ya que se está hablando “de la calidad de las aguas del río y de la calidad del agua que consumen los ciudadanos”.

Augas de Galicia viene trabajando desde la semana pasada en la realización de inspecciones y analíticas con el objetivo de conocer el origen y el alcance de las alteraciones inscritas en el río Eume. Esas analíticas concluyeron que no había alteración en los niveles de PH y de oxígeno y, afortunadamente, no se registró ningún tipo de mortandad de especies, aunque el nivel de turbidez del agua era “preocupante”.

Según explicó Ethel Vázquez, el pasado sábado los niveles de turbidez consiguieron parámetros incompatibles con el consumo humano y así se le comunicó desde la Xunta al Ayuntamiento de Pontedeume, quien adoptó la correspondiente decisión sobre el abastecimiento de agua a la población.