Los “hijos” del roble de Vilar de Francos crearán una nueva carballeira


  • Se plantará un árbol por cada niño que nazca en el año 2020

El Ayuntamiento de Carballo lleva varios meses recogiendo los “hijos” de su árbol singular, el roble de Vilar de Francos, y plantándolos en macetas. Por ahora ya hay 170, pero durante el año 2020 se prevé que esta cifra aumente al mismo tiempo que aumenta la natalidad en el municipio. El objetivo es plantar un descendiente del roble de Vilar de Francos por cada niño que nazca en Carballo a lo largo del año que viene.

Además de perpetuar el roble centenario, la iniciativa que se presentó hoy desde el Ayuntamiento, coincidiendo con el Día Mundial del Medio Ambiente, pretende implicar a la ciudadanía en la Estrategia Carballo 2030, símbolo de un modelo urbano más sostenible y que servirá como locomotora de crecimiento y desarrollo para el conjunto del territorio. El alcalde de Carballo, Evencio Ferrero y el concejal de Obras y Servicios, Luis Lamas, se acercaron hasta las instalaciones del Horto Infantil Ecolóxico Municipal, donde empiezan a crecer los pequeños robles transplantados en los últimos meses, para dar a conocer este nuevo proyecto de participación vecinal.


A la derecha: el alcalde de Carballo, Evencio Ferrero. A la izquierda, de pié: el concejal de Obras e Servicios, Luis Lamas

En el municipio de Carballo nacen cada año entre 250 y 300 niños, y cada árbol que se plante debido al nacimiento de uno de ellos llevará su nombre. La intención del gobierno municipal, como explicó hoy el alcalde, es que, coincidiendo con el Día del Árbol del año 2021, las familias que lo deseen puedan o bien participar en una plantación colectiva o bien acudir a recoger el árbol de su bebé y plantarla en el lugar que escojan.

Imagen del herido roble padre en Vilar de Francos – Artes.