Nuevo Hospital Público de A Coruña | Modelo constructivo innovador


La propuesta arquitectónica del Nuevo CHUAC apuesta por aprovechar la topografía del terreno y opta por una estructura de peine con 4 bloques, además del edificio de investigación. Todos los elementos tendrán volúmenes de proporciones semejantes y un diseño coherente, que darán continuidad al actual hospital generando una imagen de conjunto.

Las nuevas edificaciones seguirán la pendiente existente en la zona, lo que permitirá potenciar el mayor valor paisajístico, que son las vistas a la ría del Burgo que se podrá contemplar desde las edificaciones y los distintos patios que conformarán el nuevo complejo sanitario.

Todos estos criterios, junto con la inclusión de vegetación tanto en las cubiertas como nos lindes, le dan un carácter singular a la edificación y favorecerán su integración en el entorno, minimizando el impacto ambiental y paisajístico.

La disposición recogida en el plan de interés autonómico, actualmente en fase de información pública para su tramitación ambiental estratégica, procura el bienestar y la eficiencia energética.

La orientación de las fachadas de los distintos bloques al este y oeste favorece el aislamiento, especialmente de las habitaciones de las unidades hospitalarias, y permite que todas las estancias reciban luz solar directa en algún momento del día. Esto, junto con la creación de un sistema de patios abiertos al sur, permite un mejor aprovechamiento de la luz natural en el interior. Además, las fachadas contarán con lamas verticales que protegerán del incremento térmico en verano.

La propuesta arquitectónica, siguiendo criterios bioclimáticos, prevé un alto aislamiento térmico en fachadas y cubiertas, así como la implantación de sistemas de iluminación de bajo consumo y dispositivos de ahorro.

También se tratará de promover las energías renovables, para minimizar el consumo externo, previendo la posibilidad de implantar instalaciones de producción de electricidad o calor alternativas y eficientes. Todo esto va a permitir reducir las necesidades energéticas de la instalación y, por lo tanto, presentará un consumo inferior en relación a los servicios prestados.