BM Porriño y BM Cangas campeones de la Supercopa Galicia de Balonmano

Cedida.

El Conservas Orbe Rubensa BM Porriño superó al Mecalia Atlético Guardés en un partido femenino marcado por las ausencias y por el cansancio acumulado en el caso del conjunto de A Guarda. El Guardés venía de jugar dos amistosos el viernes y el sábado en León y eso, con un plantel diezmado por las bajas, fue decisivo, ya que Abel González no tenía apenas posibilidad de dar descanso a su siete inicial. O Porriño, también con ausencias, sin embargo estaba más descansado y el aspecto físico fue decisivo. Eso sí, el Porriño salió bien y logró abrir una pequeña brecha en el marcador desde el inicio (1-4, mí. 8), pero el Guardés, con el impulso de su afición en la bancada remontó para igualar (7-7, mí. 20). El tramo final de esta primera parte estuvo igualado, pero la falta de ocho segundos Micaela Casasola logró ampliar la distancia a dos tantos (9-11). El arranque de la segunda mitad fue decisiva, ya que el equipo de Ismael Martínez logró irse de cinco tantos (15-20, mí. 48) y ya el Guardés ni tenía posibilidades de respuesta física y Abel González tiró de la juvenil Aroa Fernández y de Yaiza Alonso, que este año tendrá ficha con Cañiza, filial del Guardés, para dar descansos a sus jugadoras. Así, segundo título consecutivo para el conjunto de O Porriño.

Conservas Orbe Rubensa BM Porriño._Xoel Gil.

Fantástica final masculina la vivida en el Gatañal entre Frigoríficos del Morrazo y Cisne Colegio Los Sauces. Ambos conjuntos querían la Supercopa y eso se vino reflejado en la intensidad que se vivió en la pista de juego. En un final agónico, el Frigoríficos del Morrazo logró el triunfo después de hacer una buena remontada en la segunda parte. El partido fue un intercambio de golpes. Comenzó el Cangas con un parcial de 3-0, pero enseguida remontó el Cisne para ponerse por delante y obligar a Nacho Moyano a pedir tiempo muerto para frenarlos (6-8, mí. 11). Así continuó el choque, con el Cisne llegando a irse de tres antes del descanso (14-17, mí. 24), pero el conjunto local, con el apoyo de la Marea, recortó distancias para quedar la solo un tanto en el descanso (18-19). La segunda mitad comenzó con muchos errores en el pase en ambos conjuntos, pero con un Cisne más efectivo, lo que le permitir seguir por delante en el marcador en los primeros minutos (24-27, mí. 42). Pero en los minutos finales, el conjunto local, con el apoyo de la grada, comenzó la remontada y llegaron a los cinco últimos minutos tres tantos arriba (33-30, mí. 55). Pero también el final fue loco y con muchos piques. El Cisne apretó hasta el último suspiro, robando el balón a falta de un segundo, pero sin tiempo para lanzar. Frigoríficos del Morrazo, campeón de la Supercopa de Galicia por segundo año consecutivo.