Reunión del alcalde de A Laracha con el conselleiro de Industria

dpm.

El conselleiro de Economía, Empleo e Industria, Francisco Conde, recibió este miércoles al alcalde de A Laracha, José Manuel López Varela, en una reunión en la que habló sobre el futuro de la industria electrointensiva que, en el caso de A Laracha, afecta específicamente a la actividad en la siderurgia Celsa Atlantic. Tanto el conselleiro como el alcalde coincidieron en que es preciso que el Gobierno central apruebe el Estatuto de los consumidores electrointenstivos, la hoja de ruta que tiene que servir para aportar un marco energético estable. Sin este estatuto no existe una solución de futuro para la industria electrointensiva gallega en general y para Celsa Atlantic en particular; un futuro en el que Conde y López Varela aseguraron que pasa por garantizar un precio eléctrico competitivo para el mantenimiento de la actividad industrial y del empleo en la factoría larachesa. Durante la reunión, se evaluaron las iniciativas llevadas a cabo desde Galicia para colaborar con el Estado en la busca de una solución. En este sentido, la Xunta ha presentado una serie de alegaciones al borrador del estatuto para que se fije la categorización de los diferentes consumidores, se tengan en cuenta las garantías necesarias para aplicar la compensación por emisión de CO2, y se introduzcan medidas como la reducción de los peajes de acceso en la parte relativa al coste del transporte, o la exención de pagos por interrumpabilidad y por capacidad. Todas estas acciones deben tener carácter retroactivo, es decir, que se puedan aplicar desde el pasado 1 de enero.

Ambos responsables públicos también coincidieron en que la preocupación de los trabajadores de la siderurgia afincada en Laracha es la misma que tienen las dos administraciones. La inestabilidad actual afecta no solo a Celsa Atlantic, sino también al resto de la industria electrointensiva gallega y a los 5.000 puestos de trabajo que están vinculados a la misma. El alcalde y el conselleiro acordaron seguir manteniendo un contacto permanente como hasta ahora, ejerciendo una unidad de acción que permita velar por la defensa del empleo en Celsa Atlantic y, al mismo tiempo, instar al Gobierno central a que adopte las medidas necesarias para generar la estabilidad que precisa esta industria y, por lo tanto, garantizar su futuro y la de los puestos de trabajo asociados.