Tokio 2020 | La pandemia y la tradición japonesa protagonizaron la ceremonia de apertura


Escenas simbólicas sobre el aislamiento y la soledad provocados por la pandemia y espectáculos de tradición japonesa han marcado la apertura de los Juegos Olímpicos de Tokio. La tecnología tuvo gran protagonismo. Cerca de 2.000 drones dibujaron sobre el cielo una gigantesca esfera para representar el emblema de los Juegos, que se transformó luego en un globo terráqueo mientras sonaba una versión de «Imagine» interpretada por músicos de los cinco continentes, entre ellos Alejandro Sanz.

Ante la presencia del Emperador japonés y otros pocos expectadores, las 206 delegaciones participantes entraron en el Estadio Olímpico encabezados por dos abanderados a lo largo de tres horas y media de ceremonia. La tenista japonesa Naomi Osaka puso el broche final con el encendido del pebetero olímpico para dar inicio a 17 días de competición y emoción.