Un equipo médico del CHUS gana el I Premio Ramiro Carregal de enfermedades valvulares cardíacas

2 minutes read
  • El galardón pretende contribuir a “generar nuevo conocimiento en patologías que afectan a las válvulas del corazón»

Este martes el Jurado del Premio Internacional de Investigación en Cardiología “Enfermedades valvulares cardíacas Ramiro Carregal” ha anunciado el fallo de esta primera edición, que finalmente ha recaído en el proyecto presentado por el equipo que lidera Diego López Otero, del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela (CHUS).

El premio, dotado con 20.000 euros, supondrá una importante ayuda para el proyecto, denominado “Impacto pronóstico de la amiloidosis cardíaca en pacientes con estenosis aórtica severa sometidos a implante percutáneo de válvula aórtica”. La gala de entrega del Premio tendrá lugar el día 15 de octubre en el Hostal Parador de Santiago de Compostela.

El Jurado del Premio ha tenido en cuenta a la hora de valorar los trabajos presentados la calidad científico-técnica y de viabilidad de la propuesta y la relevancia científico-técnica de los objetivos planteados. También se ha valorado el currículo tanto del investigador principal como del propio grupo y sus publicaciones. En base a todo esto ha obtenido la mayor puntuación el proyecto de la amiloidosis cardíaca de Diego López.

El Dr. José Ramón González Juanatey, catedrático de Cardiología y jefe de Servicio de Cardiología y UCC del CHUS destaca la necesidad de investigar las patologías que afectan a las válvulas del corazón “que suponen ya la tercera causa de enfermedad cardíaca”. Según indicó en la presentación del Premio, estas patologías están muy ligadas al envejecimiento –especialmente la estenosis aórtica–, por lo que suponen “un auténtico problema de salud” para nuestra sociedad.

Precisamente el trabajo premiado tiene como objetivo principal “conocer el impacto pronóstico, en términos de mortalidad y regresión, de la causa funcional que produce la amiloidosis cardíaca sobre los pacientes con estenosis aórtica severa a los que se les implanta una prótesis aórtica percutánea (TAVI)”. Segundo indica Diego López en su propuesta, “se cree que entre un 15 y un 30 % de los pacientes tratados con TAVI presentan también amiloidosis cardíaca, la mayoría sin diagnosticar”, lo que conlleva numerosos prejuicios tanto para el propio sistema sanitario como para el paciente.

Estás seguro de que quieres desbloquear este artículo?
Desbloquear izquierda : 0
Estás seguro de que quieres cancelar la suscripción?