Un Pazo de Neda apuesta por iglús para la terraza

Permite sentarse a la mesa sin compartir comedor con más clientes, y eso puede ser apetecible, mismo en este momento en el que la seguridad higiénica y sanitaria son la prioridad. De hecho, desde la inauguración de estas cinco estructuras con forma de iglú, el Pazo de la Merced cuelga el cartel de completo. Su gerente asegura que en 48 horas cubrieron las reservas para 15 días. Acristaladas o de PVC, como son estas, las cúpulas para terraza son ya muy comunes en algunas ciudades europeas mismo en los meses más frios del año. Con una inversión de unos 3.000 euros en cada estructura, la dirección del complejo hostelero no descarta instalar alguna más dado el éxito de acogida.