Una empresa de Toques pasa de vender colchones a hacer 4 millones de mascarillas al mes

Lo ha hecho Espomasa Poliuretanos, una empresa familiar radicada en Toques (A Coruña) que, con casi cuarenta años de antigüedad, decidió quedarse en el municipio rural de poco más de 1.200 habitantes en el que nació y creció. Con una facturación en 2018 por encima de los 5 millones de euros, la compañía de la familia Castro, que cuenta con delegación en Portugal, exporta sus colchones a países como Francia, Bélgica o Canadá. No obstante, la crisis del Covid-19 impactó con fuerza en el sector en el que se mueve y decidió dar un giro a su producción.

Tras una minuciosa investigación adaptaron su maquinaria para la producción de mascarillas, de las que son capaces de fabricar cuatro millones de unidades al mes. Las mascarillas de Espomasa son higiénicas y reutilizables, aguantando hasta cinco lavados. «De esta forma, pueden usarse hasta seis días, por lo que una persona puede pasar el mes con cinco mascarillas», comentan desde la compañía. Comercializadas en cajas de diez, veinticinco y cincuenta unidades, las máscaras gallegas pronto se expandieron. «Comenzamos vendiéndolas a cooperativas farmacéuticas que las distribuyen a las farmacias y, ahora mismo, estamos enviando ya a toda España», cuenta el primer ejecutivo de Espomasa.