Xosé Regueira reivindica el papel de la Diputación en el proceso de recuperación del Pazo de Meirás

Xosé Regueira, vicepresidente de la Diputación de A Coruña.

El vicepresidente de la Diputación de A Coruña, Xosé Regueira, reivindica la labor desarrollada por la Diputación de A Coruña nos últimos cuatro años para avanzar en el proceso de recuperación del Pazo de Meirás como bien público. A pocos días de que empiece el juicio que puede poner fin al expolio de la familia Franco en el pazo situado en el ayuntamiento de Sada, Regueira destaca que «la Diputación impulsó la Xunta pro Devolución del Pazo de Meirás y encargó el informe jurídico que abrió una vía sólida para reclamar el inmueble».

El próximo lunes 6 de julio comenzará en la Audiencia Provincial en A Coruña el juicio por la reclamación de la propiedad del pazo de Meirás a la familia de Francisco Franco, cumpliéndose así una de las demandas de la Xunta pro Devolución del Pazo de Meirás que se creó a instancias de la Diputación de A Coruña con el fin de contribuir a la justificación documental y legal para la devolución del inmueble.

«La creación de la Junta pro Devolución del Pazo de Meirás, con los mismos integrantes con representantes de las mismas instituciones que habían constituido la Junta pro Pazo que había sido una herramienta del franquismo, fue fundamental para avanzar en el proceso que llevó al juicio que comienza el lunes y que esperamos sea el último paso para recuperar el Pazo de Meirás como bien público», señaló Xosé Regueira, que reconoció el papel desarrollado por las representantes de las instituciones y entidades que formaron parte de la Xunta pro Devolución y, de manera especial, de la que había sido vicepresidenta, Goretti Sanmartín, que había impulsado también acciones de difusión como la producción de dos piezas audiovisuales o un espectáculo para denunciar el robo y la intención de utilización del inmueble para difusión del franquismo.

La Junta pro Devolución del Pazo de Meirás no solo instó a los gobiernos de la Xunta y el Estado a agilizar el proceso, sino que también encargó la dos equipos de especialistas a elaboración de un informe histórico -dirigido por el profesor de la Universidad de Santiago, Emilio Grandío, que tuvo en el origen a investigación de Carlos Babío y Manuel Pérez- y un informe jurídico que corrió a cargo del profesor de la USC, Xabier Ferreira que, según Regueira, «abrió las puertas a la línea argumental para asentar una base sólida de reclamación del pazo, además de indicar que, con vistas su eficacia, tenía que ser el Gobierno central lo que había iniciado acciones judiciales, como finalmente se consiguió».

El informe que prueba el expolio

«El informe jurídico demuestra que hubo una simulación de contrato para que el Pazo de Meirás apareciera como propiedad de la familia Franco y ofrece pruebas documentales suficientes para que el juicio concluya con la devolución al patrimonio público, lo que sería el final de un largo expolio y un hecho de grande simbolismo para poner fin al franquismo», defiende Xosé Regueira.

El documento elaborado por el equipo del profesor de la USC, Xabier Ferreira demuestra que el Pazo de Meirás fue utilizado como residencia oficial de verano del dictador, después de ser comprado a la familia de la escritora Emilia Pardo Bazán en 1938, año en que también se le ofrece en «donativo» a Francisco Franco, en calidad de jefe del Estado.

El informe concluye que hay claros indicios de que en el proceso de compra-venta por lo que se inscribe en el juzgado en 1941 hubo, en realidad, una simulación total de contrato, lo que abría las puertas a solicitar su nulidad, y dirigía la mirada a que había sido el Gobierno central quien había hecho hiciera su reclamación, tal y como establecía la Ley del patrimonio nacional de 1940.

Según las pruebas allegadas, con la simulación contractual de 1941, el Pazo de Meirás pasó a incluirse en el Registro de Propiedad como propiedad privada, en una clara confusión interesada entre los planos público y privado con el fin de que el bien quedara en manos de la familia del dictador.

Parte del proceso

A Diputación de A Coruña participará también en el juicio al se reconocer su condición de parte interesada, tanto en el proceso del expolio como en el impulso de la creación de la Xunta pro Devolución del Pazo de Meirás composta/compuesta por ayuntamientos, entidades de la memoria, la Real Academia Gallega y las Universidades como herramienta para reivindicar la recuperación del inmueble a la familia Franco, convirtiéndose así en institución promotora del camino para la recuperación judicial después de que había saltado la luz a utilización del Pazo para hacer apología del fascismo por parte de la Fundación Francisco Franco.

«A Diputación de A Coruña se dirigió en estos tres últimos años en distintas ocasiones al Gobierno central para que incorporara en su agenda política la recuperación judicial del Pazo de Meirás con el aval de la demostración de la venta simulada tiempo después de que se había hecho la donación a la Jefatura del Estado y, por esta razón, hoy estamos especialmente felices del inicio de un juicio histórico por la dignidad y el fin del franquismo», defiende el vicepresidente Xosé Regueira.