Santa Comba ya no cree en las promesas sobre la AC-406 | «Mentiras, largas y años en el olvido»


Corren aguas turbias para los pescadores que se mueven entre el río Tambre y el río Xallas, del mismo modo que para los vecinos y vecinas de Portomouro y Santa Comba, que estos días visibilizan una pancarta reivindicativa en la AC-406, con un reclamo claro, «Estrada Xa!, 20 anos de promesas incumplidas». La carretera que los une, la AC-406, ha puesto sobre la mesa el más puro «pasotismo» político de diferentes administraciones, sin que ninguna se ponga colorada. Una demanda de hace más de dos décadas entraba de nuevo en acción en el mes de abril de 2019, con citas electorales a las puertas, la Xunta de Galicia informaba que estaba redactando el proyecto de la segunda fase, entre Abuín y Faílde. Dos años y medio después, ni está ni se le espera. Cierto es que la primera variante, de menos de dos kilómetros, entró en servicio en febrero de 2020, pero para una vía de más de 30 kilómetros, con una alta siniestralidad y dependencia de su uso, no es suficiente.

Lugares como Paramos, núcleo de población que carece de aceras y donde los vehículos circulan a gran velocidad por una carretera con varias curvas sin visibilidad y mismo con una parada de transporte escolar, claman por que se tomen las obras en serio. Varias reuniones con diferentes colectivos y entidades xalleiras no han hecho más que crear malestar y desconfianza entre el vencindario ante los retrasos y falta de compromiso a la hora de redactar el proyecto, claro está que sin proyecto no hay obra. Una obra que primero se iba a ejecutar con fondos propios autonómicos, la Xunta ahora demandaba en el mes de febrero apoyo al Ayuntamiento y a los empresarios de Santa Comba para solititarle al Gobierno de España 10 millones de euros de fondos europeos.

Las reuniones se han sucedido a lo largo de los últimos meses, incluso hubo cambio de Gobierno local en Santa Comba, donde la actual alcaldesa, María Pose (PP), que ya gobernaba en el 2019, ha recibido el apoyo de los altos representantes de su partido. Sobre la mesa temas sobre mejoras en el centro de salud, suministro de agua a Padreiro y los «proyectos más urgentes». Pero el malestar en el vecindario es generalizado, el proyecto de la AC-406, ni está ni se le espera. Santa Comba perdona, pero no olvida. El pueblo entero cree una necesidad urgente que se entregue el proyecto completo de la obra de la AC-406, sin más dilacciones ni aplazamientos. «Ya sobran mentiras, largas y años en el olvido», afirman los perjudicados.

Pancarta reivindicativa en la AC-406, instalada a 50 metros de la rotonda del polígono de Santa Comba.